Enfrentar las crisis en tiempos de cambio.

“Cada crisis o desafío que enfrentamos puede aportarnos aprendizajes y preparación. En esta situación post-pandemia ser resilientes nos abre la posibilidad para repensar, comprender y afrontar los retos que se suman al SIGLO XXI para recuperarnos como sociedades y personas”

La incertidumbre ante la nueva normalidad y las necesidades que se suman a los objetivos del desarrollo sustentable  de la agenda 2030 de la ONU en todos los procesos sociales, económicos, políticos y tecnológicos, exigen nuevos modelos de gestión y fortalecimiento de modelos vinculados con las nuevas tecnologías de información y comunicación así como el aprendizaje de habilidades esenciales para el futuro, STEAM, Edutech, entre otras.

Globalmente compartimos un mismo desafío post-pandemia COVID-19, que ha impactado no solo en la salud, sino también en las economías, políticas, orden social y principalmente en la educación. La incertidumbre, riesgo y fugacidad de un mundo en cambios acelerados constantes, requiere que desarrollemos capacidades y habilidades para imaginar, proyectar, analizar, proponer, resolver y aplicar nuevas oportunidades que contribuyan a un desarrollo regenerativo. 

Dentro de los grandes retos en los diversos entornos sociales se hace latente el alto riesgo de exclusión social, que llega a generar obstáculos en el proceso de aprendizaje y relaciones interpersonales, en donde la adopción de la enseñanza a distancia y el uso de herramientas y dispositivos digitales ha dejado ver que se pueden sumar acciones para reducir la brecha digital en México y latinoamérica. Al cierre del año 2020 se registró un incremento en los accesos a la banda ancha fija, en México se calcula fue de aproximadamente un 63%. 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU se presentan en la actualidad como un gran desafío para las sociedades (algunos de los cuales se han abandonado derivado de la crisis COVID-19 en los diferentes sectores), por ello las respuestas a la situación post-pandemia a nivel global lleva a replantearse cómo lograr hacer frente a dichas dificultades y retos a través de mejoras en los procesos y transformaciones de los modelos globales. Dejando en claro con ello, la importancia de enseñar a ser resilientes a las generaciones presentes y futuras. 

Resiliencia en la infancia y juventud.

La resiliencia es la capacidad de adaptación exitosa dentro de un ambiente cambiante o circunstancias adversas, que posibilita el desarrollo de la flexibilidad de pensamiento y la habilidad para el dinamismo. Ello incluye, la capacidad personal o de grupos sociales para enfrentar adecuadamente las dificultades, de manera aceptable. Reconociendo la resiliencia como una habilidad para momentos de crisis, pero también útil ante situaciones de cambios positivos que crean algún desbalance, a su vez como la capacidad de adaptación y recuperación de balance, así como la posibilidad de experimentar sentimientos de bienestar, y como una condición de la familia, de la persona, la comunidad y la cultura para lograr proporcionar estos recursos de balance y experiencias de manera significativa, asimilando los aprendizajes y lograr regresar a un estado neutro. 

Entendiendo que la resiliencia es una capacidad dinámica relacionada con factores de riesgo como violencia intrafamiliar, bajo rendimiento académico, pobreza, enfermedades, delincuencia, por mencionar algunos; y con factores protectores los cuales pueden ser personales, familiares, escolares y sociales, por ejemplo: autoestima, convivencia positiva con familiares, autorregulación emocional, apoyo y comprensión de otros; y con la personalidad de cada ser humano, estos factores están en relación directa con los ambientes de aprendizaje y cómo estos afectan a su desarrollo. 

Ser resiliente implica desarrollar habilidades y capacidades como, capacidad de interacción, creatividad, independencia, capacidad de iniciativa, introspección. La resiliencia como un factor de protección con espacios de seguridad psicológica se conforma a su vez por la posibilidad de contar con el apoyo emocional de “otros”, que son importantes para nosotros (madre, padre, familiares, cuidadores), principalmente en los primeros años de vida. Estas relaciones e interacciones contribuyen en la salud mental, emocional y favorecen o limitan el desarrollo integral de cada niña y niño. 

En la infancia es vital que los niños aprendan de las dificultades cotidianas, logren gestionarlas emocional y prácticamente, identificando cómo se sienten y qué pueden hacer para estar mejor u obtener resultados favorables. Promover y desarrollar la confianza en ellos mismos, en sus capacidades y su pensamiento crítico e independencia, así como hacerles saber que también es válido pedir ayuda, todo ello abonará favorablemente en el desarrollo de su capacidad de resiliencia, incluso para etapas posteriores como la juventud. Generando con ello la resignificación del “error” como fuente de aprendizaje, en donde los familiares y personas a cargo de la crianza apoyen en el entendimiento de “el fracaso” como parte del proceso y adquisición de experiencias, y no como algo que se tiene que evitar.

Los jóvenes a nivel global ha experimentado una etapa de distanciamiento social de sus iguales y otros miembros de la sociedad en general, esto ha llevado a que desarrollen inconsciente o conscientemente resiliencia. Sin embargo, no todos los jóvenes han desarrollado esta capacidad resiliente, generando conductas disruptivas o de riesgo, falta de interés y motivación, miedo para afrontar los cambios y dificultades. 

Ante estos desafíos globales promover en los niños y jóvenes el desarrollo de su capacidad de resiliencia tiene como objetivo impactar favorablemente en la conservación de la salud, capacidad de adaptación y que aprendan a afrontar favorablemente la incertidumbre con relación a su futuro y futuro global, sumando como agentes de cambio y mejora en sus entornos cotidianos y globalmente.  

“En el desarrollo de competencias sociales niños, niñas y jóvenes resilientes responden más a la interacción con otras personas, producen respuestas más positivas en otras personas, son más activos, flexibles y adaptables, logran establecer comunicación colectiva con facilidad, demostrar empatía y afecto, es decir, desarrollan comportamientos prosociales”

(Aguilar, y Acle-Tomasini, 2012; Vanistendael, 1997)

La resiliencia se va construyendo en la interacción con el contexto, según la contención y apoyo que cada persona perciba. Para iniciar un camino hacia la resiliencia, es importante aceptar la situación por más desagradable que parezca, y tener la capacidad de analizarla como un posible desarrollo positivo en nuestra vida. 

Hasta ahora se ha explicado a nivel individual la importancia de la resiliencia, sin embargo, recordemos que es también aplicable a nivel macro (sociedades, organizaciones, comunidad). En este sentido, desde un nivel macro y en relación con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11: lograr que comunidades, sociedades y ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y regenerativas, es una meta en común que abarca los diferentes sectores a nivel global.

Por lo anterior, considerar que los cambios ocurren a gran velocidad y están modificando la competencia tradicional, abre la puerta para que las empresas creen valor para todos sus públicos, dando lugar a nuevos tipos de empresas. Desde la mirada de la resiliencia, en sistemas complejos como las empresas, conlleva que estas se preparen para hacer frente a la incertidumbre y acelerados cambios sociales, políticos, económicos y ecológicos, para afrontarlos favorablemente y de manera integral con los diferentes sectores, haciendo consideración de los contextos donde se establecen y generan sus actividades.

¿Cómo se aborda la resiliencia en PlayHome?

En nuestro programa niños, niñas y jóvenes utilizan la metodología design thnking con la finalidad de identificar, sugerir y plantear posibles soluciones a problemáticas dentro de sus comunidades, sumando con ello al desarrollo de la resiliencia social e individual. Se ha descubierto que la capacidad para resolver problemas se presenta desde edades iniciales. Lograr una adaptación positiva ante las dificultades o adversidades en niños, niñas y jóvenes es una labor que incluye a la familia, comunidad y sociedad, para que se desarrollen plenamente. 

Promover la creatividad, autonomía y el humor en la infancia y juventud, posibilita que logren plantear soluciones novedosas ante situaciones adversas, creen experiencias donde logren visualizar problemáticas desde diversas perspectivas y busquen variadas soluciones a partir de los recursos con los que cuentan, que los lleven a tomar  decisiones en momentos determinados aprovechando dichas situaciones para convertirlas en situaciones más favorables al tiempo que logren equilibrar sus estados emocionales durante la experiencia.

Los factores que se pueden distinguir para saber si se ha desarrollado la resiliencia en los niños, niñas y jóvenes, está relacionado con factores múltiples, algunos de los cuales pueden ser mediante: la resolución creativa de problemas y la aplicación del pensamiento divergente.

Algunas de las características que presentan una persona resiliente son,  personas socialmente competentes, cuentan con habilidades para la vida como es el pensamiento crítico, capacidad de resolver problemas y tomar iniciativa, claridad y firmeza en sus propósitos, visión clara y positiva de su futuro, intereses particulares, metas y motivación para salir adelante en la escuela y la vida, tienen mayor curiosidad y apertura a nuevas experiencias.

La finalidad de la resiliencia social e individual es contribuir con un desarrollo regenerativo de sociedades, personas y organizaciones capaces de resolver y hacer frente a situaciones difíciles y su capacidad para adaptarse a los cambios. A nivel macro, es importante identificar posibles riesgos, contar con planes de gestión de riesgos, apostar a las TIC, innovación y transformación digital, comunicación colectiva, valoración y generación de sentido de pertenencia y fidelidad de colaboradores, pedir ayuda a expertos cuando no se tienen los conocimientos o expertise necesarios. 

Si quieres saber más sobre esté tema, te invitamos a participar en nuestras sesiones de Play Family, nuestra comunidad para tutores, padres y madres de familia, en la que compartimos herramientas de crianza y educación para tus hijos e hijas.

Descubre más del impacto y desarrollo de habilidades que generamos en infancias y adolescencias en nuestras redes sociales y diversos contenidos digitales.

Redacción PlayAprende

REGRESAR A BLOGS

PÁGINA PRINCIPAL

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: